may 152012
 

Director: Kirdy Stevens
Reparto: Kay Parker, Dorothy Le May, Mike Ranger, Miko Yani, Juliet Anderson, Tawny Pearl, Jesse Adams, Don Fernando, Lee Le May
Productor: Helene Terrie
Guión: Helene Terrie
Fotografía: Guy Nicholas
Música: Don Great
Nacionalidad: EEUU
Año: 1980

cinedirecto.net

ESTA ENTRADA CONTIENE MATERIAL PARA ADULTOS.

Sólo puede entrar en esta entrada si es Mayor De Edad en el pais donde usted reside o del que se accede a esta página web.

Si usted no cumple con estos requisitos, entonces usted NO ESTÁ AUTORIZADO, Y NO DEBE ENTRAR a esta entrada.

NO SOY MAYOR DE EDAD Y QUIERO SALIR DE ESTA ENTRADA

Link1

Pulsa aquí para visualizar la Película

Sinopsis: La protagoniza la veterana Kay Parker en la actuación más relevante de su trayectoria. Encarna a una ama de casa insatisfecha sexualmente quien es abandonada por un marido mujeriego. Ella no consigue estabilizarse emocionalmente y el frecuentar a otros hombres no le sirve de ayuda. Una amiga promiscua la invita a una reunión que deriva en una orgía de la que huye escandalizada. Ya en su casa se masturba bajo la ducha, rememorando (flashback) escenas de la bacanal. Kay tiene un hijo joven que trae a su novia a casa para tener sexo, durante la noche la madre escucha a la parejita en sus actividades amorosas y el deseo latente que tiene por su hijo aparece irrefrenable. Días después encuentra la ocasión propicia, visita la habitación de su vástago y se produce el incesto en una de las escenas más calientes de la historia del porno. El tratamiento del conflicto es muy inteligente, cuenta con un guión ajustado y ágil, digno de una producción de primer nivel. Nada es chabacano, Kay Parker, una morena inglesa, estilizada, alta y de grandes pechos compone a una madre creíble, se aleja de todo estereotipo de pornstar y es convincente. Las escenas de masturbación en la ducha y la seducción de su hijo son naturales, cuentan con una delicadeza imposible de encontrar en la pornografía actual, en que el sexo es más un ejercicio gimnástico que una actividad placentera. Y es placer el que trasuntan esa madre y ese hijo. Taboo fue el comienzo de una saga que en sus continuadoras no mantuvo la categoría de esta película iniciática.

73.474 Visitas